Hoy a todas las personas les…
ANIMO a convertir a un idiota, es un tarea a veces épica, por compleja, pero una vez convertido tenemos la satisfacción y la tranquilidad de que volver al lado oscuro de la ignorancia de nuevo es realmente imposible. El veneno de la curiosidad ya corre por sus venas y no se irá.
El camino de la iluminación, la de verdad, no es fácil pero regar a los que nos rodean con lo poco que tengamos tiene consecuencias beneficiosas en el tiempo.

Y digo recordad a aquellos que ya combaten en escalas mayores contra orcos municipales, viejas de visón, y gigantes y cabezudos. Que en la fé de la oscuridad condenan los recuerdos de que estamos en el Siglo XXI…veinti…uno!

Y Por qué, porque leyendo hoy noticias he visto como sigue el acoso a los lugares de ocio y promoción (cultural) a esos espacios que van desapareciendo bajo el dominio de la memez. Mientras la ciudad contempla sorprendida como su dermis es sometida a cambios en el devenir social que afean, empobrecen y cultivan el oro por un instante. Ciudad de riquezas, leyendas, mitos y criaturas de noche, de sombra de ciprés y brillos de luna, que no puede gritar para no ser convertida en un páramo.

Imagínate si un idiota tiene algún puesto de responsabilidad, puede arruinar tu vida, la de una familia, una ciudad o un estado. La historia ya nos regala demasiados ejemplos.

Así nos molestan. Porque cada llamada de atención a un espacio cultural, artista, grupo, asociación, empresa o etc. Es en realidad un toque de cojones para todos, incluso a los que no estamos. Y veo como ese mítico espacio playero avanzado en tiempo y contexto que es La Cochera en La Herradura de Granada es hostilizada, o ese espacio que fué y puede volver a ser La sala Planta Baja se reduce en expresión, a la que en un acto de lógica lucidez la editorial Ciengramos le dedica uno de sus números. O que fué de la isla en la Vega de Granada de el Secadero, acosada hasta la extinción por la mafia familiomunicipal… Y más. No. NO queremos volver al medievo. No queremos otro capitán Nestares.

Por eso: ¡convierte a un ignorante!, tira con ello piedras a la alberca de la ignorancia hasta que se llene, hasta que no quede un hueco de mísera estupidez.

Y desgraciadamente existen gestores en diferentes ámbitos que no pueden ver que la inversión en ciencia y cultura reporta importantes beneficios económicos, a futuro indecibles. Mayores siempre que el turismo bajuno promovido por algunos municipios, en cierto sentido algunas ciudades lo ven. En cierto sentido.

CONVIERTE A UN IGNORANTE. Adelante sin miedo. ¡Por la extinción del idiota!

Y si conoces más víctimas culturales, escríbelo, publícalo, reduce su coto.

es-la.facebook.com/lacochera.laherradura/:_blank
plantabaja.net
ciengramos.com


blog comments powered by Disqus